Trabajador de una pollería asesina a presunto extorsionador en Nuevo León; quedó en libertad

En el vídeo se puede ver como el presunto delincuente llama a su jefe para decir que los empleados se negaban a entregar dinero pues su jefe se había llevado todo, en ese momento uno de ellos le dispara por la espalda en al menos tres ocasiones.

En redes sociales fue difundido un vídeo el cual muestra el momento en el que un presunto extorsionador es asesinado a balazos al interior de un negocio de venta de pollos y productos cárnicos en el municipio de Apodaca, Nuevo León a donde había acudido para exigir una cuota semanal por parte del establecimiento.

Los hechos ocurrieron la noche del sábado pasado, el presunto delincuente de 35 años ingresó al establecimiento ubicado en la colonia Moisés Sáenz pedir una cuota semanal establecida de 2 mil pesos, esto a cambio de no ser ejecutados por un grupo delictivo.

En el material con audio se puede escuchar como el presunto delincuente llama por teléfono al parecer a su jefe a quien le argumenta que los empleados se negaban a entregar el dinero que le exigía pues supuestamente el dueño del lugar se había llevado todo el efectivo.

En ese momento se ve como uno de los empleados del negocio se acerca a otro de sus compañeros quien al parecer le entrega un arma que traía fajada, se acerca por la espalda del presunto secuestrador y le dispara en al menos tres ocasiones.

El hombre recibió los impactos de bala de calibre .22 a quemarropa lo que le habría provocado la muerte inmediata.

Se sabe que a la llega de las autoridades, el empleado fue detenido sin oponer resistencia y trasladado al Ministerio Público.

Las autoridades reportaron que el delincuente habría llegado en un automóvil Nissan Versa color blanco de la empresa Totsa que funciona como taxi en el Aeropuerto Internacional Mariano Escobedo.

El cuerpo del sujeto portaba una credencial en la que se señalaba que era chófer de transporte público.

La noche de ayer el trabajador que ejecutó al presunto extorsionador quedó en libertad bajo las reservas de ley por inconsistencias entre el informe policial homologado y testimoniales recabadas después del término de 48 horas para resolver.

Hasta el momento las autoridades ministeriales no cuentan con elementos para determinar si existe o no la legítima defensa en el caso, además de ello el empleado no fue detenido en flagrancia.