Detienen a empleada de Banco Azteca y su novio por robar 1 millón de pesos a un abuelito

El señor Gerardo de 61 años, ante la impotencia de no tener más el dinero que ahorró trabajando, decidió quitarse la vida en la sala de su casa.

Elementos de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México realizaron la detención de una mujer y un sujeto, ambos pareja sentimental, quienes son acusados de robar más de un millón de pesos de una cuenta de un hombre de la tercera edad, quien terminó por quitarse la vida.

Se trata de Abigail «N» de 31 años de edad quien es una empleada del Banco Azteca que se ubica en el municipio de Huehuetoca quien junto con su novio Ricardo de la misma edad, planearon despojar a un abuelito de un millón 10 mil pesos.

La victima, el señor Gerardo Morfín de 62 años de edad se dio cuenta de los hechos y al saber que no podría recuperar todo lo que había ahorrado para poder vivir los restos de sus días de una forma tranquila, optó por quitarse la vida.

Su cuerpo fue encontrado el 24 de febrero al interior de una vivienda que se encuentra en la calle Asunción esquina Granada, en el fraccionamiento Citara, colgaba de una cadena de la herrería de un domo en medio de la sala.

A un costado de su cuerpo se encontraban los recibos de la sucursal bancaria, además de una póstuma donde daba señala de quien habría cometido el robo en su contra además que ninguna autoridad lo quiso ayudar por la pandemia.

Fue un familiar de la victima quien se presentó ante la Fiscalía para interponer la denuncia, solo a partir de ese momento iniciaron las investigaciones.

La Fiscalía llevó a cabo una movilización cerca de la sucursal bancaria que se encuentra en la colonia Centro, ahí fueron ubicados Ricardo y Abigail, en su poder tenían 21 tarjetas bancarias propiedad de la institución donde labora la mujer, pues ninguna de estas se encontraba a su nombre.

Todo habría ocurrido en diciembre del 2019 cuando la empleada del banco citó a la victima en la sucursal donde le descargaría una aplicación a su celular, sin embargo, lo descargó en otro teléfono que ella habría comprado por su cuenta.

Fue entre el 29 y 30 de diciembre de ese año cuando la mujer hizo dos traspasos de 610 mil pesos y 400 mil pesos de la cuenta de la víctima a la cuenta creada por ella a nombre de una persona occisa.

Posteriormente fue creada otra cuenta a nombre de su novio y ahí se hicieron más traspasos.